Proteger el jardín de las Heladas

Cómo Proteger el Jardín de las Heladas. 5 Consejos Básicos

El refranero popular no puede ser más claro: «Más vale prevenir.» El 80% de los consejos que voy a dar sobre cómo proteger el jardín de las heladas se basa en la prevención. No hay excusa que sirva para no estar preparados, porque el invierno llega y lo sabemos. Los notamos en el aire, en los días más cortos y en el frío de la mañana que siempre es más intenso.

Ahora bien, hay que saber diferenciar entre una helada y las inclemencias habituales del invierno. Nuestro jardín o terraza debe siempre disponer de plantas que puedan sobrevivir al invierno de nuestra zona de residencia. Serán plantas acostumbradas a las bajas temperaturas. Una helada es una situación meteorológica más específica en la que se acumula mucho hielo por culpa de un descenso fuerte de las temperaturas. Proteger el jardín de las heladas, no es lo mismo que protegerlo del frío, ni del invierno.

Puedes Seguir mi Cuenta en Instagram 🌼

Si te apetece ver las fotos que voy añadiendo a mi feed de Instagram, puedes hacer click y seguirme.

Las heladas son uno de los grandes enemigos de las plantas de nuestro jardín y terrazas. Incluso las plantas que están más preparadas para resistir el frío pueden morir en un invierno cruel. Sobre todo si este estado de hielo, bajas temperaturas y nieve se prolonga y no estamos preparados. De haber algo beneficioso en esta situación climática sería que la mayoría de plagas también son sensibles al frío intenso.

Proteger el Jardín de las Heladas

Para proteger el jardín de heladas y temperaturas extremadamente bajas deberemos estar siempre atentos al parte meteorológico. Deberemos anticipar cuando bajarán las temperaturas, en especial, las mínimas. Para ello podemos añadir alertas a nuestro teléfono o suscribirnos a páginas del tiempo que sean fiables.

El segundo punto que debemos considerar es el tamaño de nuestro jardín. No es lo mismo un área de pocos metros, que una jardín amplio de bastantes metros cuadrados. No es igual una superficie abierta donde puede recibir mucho sol directo que si está rodeada de muros altos y de sombra la mayor parte del día.

Finalmente y, no por ello menos importante, los consejos no son excluyentes. Podemos proteger nuestro jardín de varias formas, utilizando distintos recursos. Adaptaremos los que creamos puedan ser más útiles según la ocasión y la situación: duración de la helada, la cantidad de sol y sombra y nuestros tipos de plantas y arbustos.

Proteger el jardín de las Heladas

Selección de Especies Adecuada

Lo más fácil es consultar con nuestro centro de jardinería de confianza cerca de casa. Ellos tendrán más experiencia con las plantas dentro tu zona de residencia y podrán aconsejar sobre qué selección de especies puede sobrevivir al invierno de tu región.

Para proteger eficazmente nuestro jardín de las heladas, deberemos empezar por seleccionar las especies más adecuadas para nuestra zona de residencia. No es lo mismo un jardín en el sur de España, donde los inviernos son más suaves, que un jardín en el norte de la península donde los inviernos pueden ser más crueles. Lo más sensato es consultar con nuestro centro de jardinería de confianza en la zona donde vivimos. Ellos tendrán más experiencia sobre cómo puede perjudicar el frío del invierno a tu elección de plantas.

La selección de especies para nuestro jardín deberá contemplar todos los elementos que afectan a la planta o el arbusto. Por ejemplo, la sombra de unos pocos árboles puede ser la salvación en verano para algunas especies, pero la muerte para otras en invierno. Esto nos conduce a un debate interesante sobre la temporalidad del jardín.

La Temporalidad del Jardín

No todas las especies de plantas y flores en nuestro jardín de primavera llegarán vivas al final del invierno. En algunas zonas, ciertas plantas tal vez hibernen, pero en otras zonas morirán por culpa del frío o del calor. Deberemos limpiar la zona y replantar una y otra vez. Muchos considerarán esta actividad un negocio lucrativo y desaconsejable. Otros, en cambio, verán el jardín como una propiedad que ha de lucir bonita y colorida. Plantarán lo que aguante en cada época del año sin importarles el trabajo o el coste.

En caso de no disponer de un jardín adaptado al invierno, tendremos un jardín sometido a la temporalidad de las estaciones. Como decía, para mí no es ni bueno ni malo. Es una elección personal. Los efectos de una helada acaban siendo menos nocivos si ya tenemos un jardín temporal, que teníamos previsto cambiar con la llegada de la primavera.

Esconder y Reubicar Macetas

Un consejo tan simple, pero a la vez tan importante para proteger el jardín de las heladas. Coloca en las macetas que puedas mover, las especies más sensibles al frío. Así, cuando venga una helada podrás proteger a esa planta resguardándola en algún lugar. Ya sea en un cobertizo, un porche o dentro de casa. Las especies más resistentes pueden ir en macetas más pesadas o plantadas directamente en el suelo. A menudo es más que suficiente resguardar nuestras plantas del frío de la noche.

Para ciertas ocasiones y situaciones, puedes comprar una caseta o un pequeño cobertizo que ayude en la tarea de resguardar ciertas plantas en momentos concretos. Un lugar bien protegido puede ofrecer una diferencia térmica de 5 grados con el exterior. Suficiente para que, en muchos casos, sea la vida o la muerte de nuestras plantas. Además, un lugar cerrado resulta mucho más fácil de calentar.

Situar Barreras

Las barreras temporales son muy útiles para proteger el jardín de las heladas. Las pondremos y quitaremos según nuestras necesidades. Ahora bien, si nos olvidamos o no somos previsores, estaremos desprotegidos.

Existen dos tipos de barreras que podemos usar para proteger a nuestras plantas o arbustos del frío: las barreras naturales y las temporales. Por norma general, estas barreras están pensadas para proteger del viento, aunque actuarán de una forma similar en caso de frío extremo y persistente. Por eso, si queremos proteger el jardín de las heladas de forma más eficiente, deberemos considerar su uso, ya sea ocasional o permanente. Usaremos barreras para proteger del viento, pero también del hielo.

Si vives en una zona donde la humedad suele ser alta en invierno, habrás observado que muchas veces los cristales de tu coche se congelan por un lado. A veces es el parabrisas delantero, a veces el trasero y a veces los dos. Situaremos las barreras de tal forma que protejan nuestras plantas por el lado donde suele llegar el frío.

Barreras Naturales

Una barrera natural puede ser cualquier elemento estable en el jardín; desde una pared, un banco, unas macetas o unos setos. Por ejemplo, en el caso de los balcones la barandilla es una barrera natural.

Si disponemos de un jardín, lo más adecuado sería estudiar por donde suele llegar el viento y las heladas en el invierno. Ya advertí en el inicio del artículo que para proteger nuestro jardín, deberíamos prepararnos y hacer los deberes con antelación. Nos llevará tiempo y si somos minuciosos tal vez años. La ventaja es que, una vez tengamos las protecciones en su lugar, podremos relajarnos un poco. Si un día aparece una helada imprevista o un viento que no esperábamos, estaremos igual de preparados.

Barreras Temporales

Como su propio nombre indica, serán elementos que situaremos de forma puntual o esporádica en el jardín para resguardar las plantas de inclemencias previstas. Los centros de jardinería suelen vender protecciones de plástico que podemos reutilizar atándolo con cuerda a árboles u otros elementos. Tal vez no sean lo más acertado para cubrir el viento, pero sí del frío.

A la hora de la verdad, cualquier elemento a mano puede ser útil: maderas, puertas, etc. Como se trata de elementos muy puntuales, solo servirán si podemos prevenir la helada con cierta antelación. La ventaja es que se trata de protecciones baratas y flexibles; la quitamos y la ponemos donde y cuando nos interesa. La desventaja es que si no nos acordamos de ponerlas, nuestro jardín estará desprotegido.

Cubrir las Plantas

No es lo mismo proteger nuestras plantas con una barrera, que cubrirlas por encima. El frío intenso y las heladas no solo pueden tener un efecto nocivo en las plantas, también en el sustrato. Por ello, y dependiendo siempre del tamaño de nuestro jardín o terraza, tendremos que valorar distintas opciones.

Malla Protectora Temporal

Uso de Mallas y Geotextiles

Las mallas son elementos temporales muy prácticos que nos ayudarán a proteger el jardín de las heladas. Además, suelen ser muy baratas, reutilizables y muy ligeras. De nuevo, nos encontramos con una solución que nos obliga a ser previsores: comprar malla en un centro de jardinería y estar atentos al parte meteorológico. Desplegarla por la tarde/noche y recogerla durante la mañana siguiente. La malla estándar la utilizaremos para el suelo mientras que la malla de hibernación la usaremos cubriendo la planta.

Extenderemos la malla por toda la zona que queramos cubrir. Si es impermeable, evitará que el agua traspase hacia la tierra, si no lo es al menos evitará la formación de cristales de hielo. Al día siguiente, la retiraremos para que el jardín continúe con su rutina habitual. En el caso de flores, hay que evitar el peso del hielo sobre la tela las aplaste. Por eso, tendremos que elevarla un poco y se nos complicará la instalación. El geotextil resulta muy práctico para cubrir extensiones de tierra sin plantas o con pocos arbustos.

Las mallas de hibernación, por otro lado, son permeables y permiten pasar la luz y el aire. Cubren la planta. Retienen el calor de forma más eficiente. Podemos dejarlas durante unos pocos días si fuera necesario, aunque lo habitual es montarlas solo durante la noche y retirarlas durante el día.

Malla de Hibernación

Invernaderos y/o Cold Frames

Esta solución puede ser muy útil para huertos urbanos y zonas específicas del jardín. En los centros de jardinería venden pequeños invernaderos que podemos usar durante el invierno para que algunas plantas del jardín vivan más cómodamente. Esa instalación también nos protegerá de las heladas.

Una segunda solución más práctica es un invernadero portátil llamado en inglés «cold frame». Se trata de una protección transparente (permite la entrada de la luz del sol) que situaremos por encima de las plantas. El principal inconveniente es que suele ser muy pequeño y caro, por eso resulta inútil para una extensión grande de terreno.

Ambas soluciones nos ayudarán en espacios de terreno reducido. Son muy eficientes y las podemos dejar instaladas y despreocuparnos por completo.

Mulching

Se traduciría como «acolchado«. Podemos ponerlo en práctica en cualquier momento para proteger el jardín de las heladas, pero de nuevo tendremos que ser previsores. En nuestro jardín, lo pondremos en práctica durante la temporada de otoño para proteger las raíces de las bajas temperaturas. Se trata de cubrir una extensión de tierra con una capa de materiales biodegradables que aíslen el sustrato, retengan humedad y protejan las raíces. La Naturaleza misma practica el mulching en los bosques con restos de hojas, piedras etc.

La ventaja del mulching es que nos puede cubrir amplias zonas de terreno y podemos mezclarlo tanto en zonas abiertas como en zonas plantadas de nuestro jardín. Si bien esta técnica no protegerá directamente a la planta o al arbusto del frío, protegerá sus raíces y los efectos posteriores adversos de una helada. Los materiales que podemos utilizar son: tierra compacta, corteza de pino, piedras etc.

En cualquier caso y antes de utilizar este recurso, te aconsejo que te informes y documentes bien para no dañar a las plantas.

Proteger el jardín de las Heladas - Mulching

Bolsas de Plástico

Simple, barato y muy eficaz. Compra bolsas de plástico y cubre tus plantas durante la noche. Retíralas a la mañana siguiente. Me parece que se trata de un consejo obvio, pero ahora viene lo interesantes. ¿Dispones de bolsas de plástico en este momento? Si no es así … ¿Cómo esperas proteger el jardín de las heladas? De nuevo, la previsión juega un papel crucial. Compra bolsas que se adecúen a tus necesidades lo antes posible. De esta forma, las inclemencias del tiempo te pillarán por sorpresa, pero también te pillarán preparado.

Esas Pequeñas Cosas

Por ahora me he dedicado a hablar de esas acciones importantes que nos ayudarán a proteger el jardín de las heladas imprevistas del invierno. No hay solo 4 cosas que debiéramos hacer. Existen más acciones que podemos realizar y que contribuirán en mayor o menor medida. No son imprescindibles, pero todo suma si queremos estar preparados.

  • Retrasa la poda si es posible. Así sabrás qué partes han sido dañadas durante el invierno.
  • Recuerda regar menos en invierno, de esta forma las plantas estarán en mejor forma.
  • Durante los dos últimos abonados de otoño, cambia la proporción para aumentar el potasio y reduce el nitrógeno.
  • Agrupa las plantas en el jardín si puedes.
  • Si te pilla por sorpresa, incluso una caja de cartón o una caja de madera pueden utilizarse como protección.

Qué Hacer Cuando Se Hielan las Plantas

Si te han pillado desprevenido y no has sido capaz de proteger el jardín de las heladas a tiempo, no desesperes. Una helada suave rara vez afecta a las raíces, así que la planta debería estar bien para la primavera. Los arbustos de hoja perenne suelen ser mucho más resistentes al frío, por ellos no deberías preocuparte en exceso.

Ahora bien, si la helada es fuerte y se han caído hojas, no cometas el error de podar con tanta rapidez. Incluso en el caso de que notes partes ennegrecidas por los tallos, no hay que precipitarse. Es mejor dejar que la planta se recupere del frío y su metabolismo interno se active. A menudo sucede que no es necesario podar y precipitarse es un error muy común.

Si hay plantas de temporada que pierden la hoja y se marchitan por culpa de la helada, no tendrás más remedio que retirarlas, limpiar bien la zona o la maceta y volver a plantar.

Publicaciones Similares

4.5 2 votos
Valoración del Artículo
Suscríbete
Notificar a
guest
2 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
trackback
8 meses hace

[…] Cómo Proteger el Jardín de las Heladas. 5 Consejos Básicos […]

trackback
5 meses hace

[…] Cómo Proteger el Jardín de las Heladas. 5 Consejos Básicos Guía de Sustratos para Plantas 2021 […]