Guía de Riego Doméstica
|

Guía de Riego Doméstica 2021. Aprende a Regar tus Plantas.

Una Guía de Riego Doméstica

Todavía hay mucha gente que se enfrenta a la tarea de regar sus plantas de forma errónea. Por eso, esta guía de riego doméstica me parece tan necesaria. No es de extrañar que sea un tema muy confuso porque no todas las plantas se riegan tampoco de la misma forma. Las plantas de interior suelen tener unas necesidades muy concretas mientras que las plantas de exterior acostumbran a tener otras.

A veces regamos bien, pero el sustrato que utilizamos no es el más adecuado. También puede suceder que la temperatura del lugar no sea la más idónea para la planta. Por eso siempre digo que el riego solo es una de las 3 partes que debemos tener en cuenta cuando queremos cuidar de una planta. La luz y el sustrato conforman una ecuación imprescindible para entender bien el proceso de riego.

Guía de Riego Doméstica

Los 4 Conceptos sobre Regar Que Nadie te ha Explicado

Y por eso, lo más probable es que lo estés haciendo mal ! ⚠

👉4 Conceptos Que «Quizás» Nadie Te Ha Explicado 👈


👉 (1) Solo hay una forma de Regar: añadir agua para humedecer todo el sustrato. En eso no nos podemos equivocar. Existen diferentes técnicas, pero regar mal implica usar la técnica equivocada o hacerlo a destiempo.


👉 (2) Siempre es mejor regar de menos a más. Si nos quedamos cortos, se puede solventar. Si nos pasamos con el agua por exceso, la solución será más complicada.

Si no tenemos experiencia regando, deberemos ser prudentes para no ahogar a nuestras plantas.


👉 (3) El Objetivo final del riego es conseguir que toda la tierra de la maceta quede húmeda y se vaya secando. Las plantas NO BEBEN AGUA, las plantas se hidratan con la humedad.

Regar implica echar agua, pero el objetivo de regar busca controlar el nivel de sequedad del sustrato. Hidratamos y humedecemos la tierra para que las plantas puedan beber. Demasiada agua las asfixia, como a nosotros. Poca humedad las deshidrata, como a nosotros. Regar implica aprender a calcular cuando debemos aportar humedad a la maceta.

Guía de Riego Doméstica

👉 (4) Los consejos para regar se deben conocer y aplicar a discreción, según nuestra propia particularidad. Nunca debemos desestimar la experiencia que adquirimos en nuestro propio ambiente.

Por eso en los cuidados de riego de cualquier planta, especialmente las de interior, influyen variables que solo nosotros podemos controlar. Dependiendo del calor de la vivienda, el sustrato secará antes. En función del tipo de sustrato aguantará más o menos la humedad etc. Esa es la razón por la que nunca se dan instrucciones directas como por ejemplo, «regar cada dos días»

Riego Tradicional: Aprende con Tan Solo 3 Imágenes

Como ya he comentado antes, regar implica entender el proceso que sigue el sustrato desde que se llena de agua hasta que se seca. El objetivo final busca que las raíces de las plantas puedan hidratarse con un sustrato humedecido.

Las raíces no pueden beber de la parte superior del sustrato, de ahí que no importe si está seco o húmedo. Tampoco pueden beber del fondo de la maceta si no tienen acceso. En la imagen observamos cuál es la zona de absorción de humedad, la parte central. Deberemos asegurarnos que las raíces tienen acceso a esa humedad.


El primer paso para regar implica echar agua abundante para que todo el sustrato de la maceta desde la parte superior hasta la parte inferior se empapen bien. Quede perfectamente humedecido. Si este proceso lo realizamos correctamente observaremos una cantidad de agua sobrante que se filtrará por los agujeros inferiores de la maceta. Cuando eso suceda, habremos completado la tarea de riego. La siguiente tarea será esperar hasta que toda el agua sobrante se haya drenado de la maceta. Nuca debe quedar agua acumulada dentro del sustrato. Hay que drenar toda el agua para que el sustrato quede húmedo, pero no encharcado. Si dejamos agua, las raíces se asfixiarán y no podrán respirar.

Algunos elementos como la perlita ayudan a retener humedad evitando los encharcamientos.


Cuando la maceta ya esté seca por fuera y el  sustrato húmedo dentro, empezará el proceso de secado. Lentamente el agua se irá evaporando del sustrato al mismo tiempo que las raíces beben. Por culpa de la gravedad, el sustrato de la capa superior se secará antes y esa sequedad irá bajando lentamente hasta que ya no quede humedad de donde la planta pueda hidratarse. Es en ese momento, cuando todo el sustrato está seco, será cuando volveremos a regar.

El proceso de secado puede durar horas o meses. En verano al sol muchas plantas tienen problemas para conseguir agua porque esta se evapora rápidamente. En invierno, en cambio, la retención de humedad les resulta mucho más fácil a las plantas debido a la temperatura.


Regar las plantas en Vacaciones

Guía para Regar las Plantas en Vacaciones

Consulta nuestra guía de riego doméstica para cuidar de tus plantas durante las vacaciones. No dejes que mueran y cuida de ellas mientras estás de viaje.


5 Consejos Sobre el Riego para Principiantes

  • Asegurémonos de que la maceta dispone de sistema de evacuación de agua
  • Drenemos bien el sustrato. Buscamos humedad, no encharquemos la tierra
  • Por regla general no debemos mojar ni hojas, ni mucho menos las flores
  • Mejor regar pocas veces con intensidad que todos los días un poquito
  • Evitaremos regar en los momentos de más calor. Mejor mañanas y tardes

Resulta importante remarcar que ninguno de estos consejos tendrá efecto si desatendemos las necesidades de luz de nuestras plantas. El agua no sustituye una carencia de luz, ni viceversa.

Ahora voy a detallaros estos 5 puntos dentro de nuestra guía de riego doméstica y añadiré 2 puntos más que, aunque menos importantes, forman parte de esta guía.


Tip#1 – ✔ La Maceta Correcta

La gran mayoría de macetas llevan unos agujeros en la base que facilita evacuar el agua sobrante del regado. Y sí, tras un buen riego sobrará agua y se mojará el suelo si no es que lo cubrimos con un plato. El sustrato adecuado se humedecerá y expulsará más o menos agua sobrante hacia abajo. Si la maceta no dispone de salida, toda ese agua se acumulará produciendo un encharcamiento peligroso para las raíces, que no podrán oxigenarse.

Existen diferentes formas de evacuar el agua en una maceta. Puede ser que la maceta ya esté preparada y tenga un pequeño depósito que recoja el agua sobrante, pero el método más tradicional y usado es el agujero y un platito debajo de la maceta. Hay algo que desde esta Guía de Riego Doméstica te aseguramos:, tras un buen riego siempre saldrá agua por debajo de la maceta.


Tip#2 – ✔ Drenaje y Humedad

Tanto sustratos como macetas deben colaborar juntos para expulsar el agua sobrante de cada riego. No queremos una tierra saturada en agua, que pudrirá plantas y favorecerá la aparición de hongos. Solo las plantas acuática están adaptadas a vivir en esos entornos. Algunos elementos dentro del sustrato como la perlita o la fibra de coco ayudarán a mantener nuestra tierra húmeda por más tiempo, pero no encharcada o saturada.


Tip#3 – ✔ Dónde Va el Agua

Cuando reguemos, tendremos que evitar mojar flores y plantas. Nuestro objetivo será siempre añadir agua al sustrato, que es por donde las raíces pueden absorber líquido. ¿Para qué pulverizamos agua por las hojas? A veces hay plantas que prefieren una humedad ambiental más alta. A veces también pulverizamos agua en las hojas para limpiarlas del polvo que acumulan y favorecer la fotosíntesis. No obstante, cuando limpiamos las hojas, deberemos secarlas también.

No debemos regar pulverizando agua, la mejor forma de regar es utilizando los elementos de toda la vida como regaderas, mangueras o vasos.


Tip#4 – ✔ La Frecuencia del Riego

Resulta imprescindible recordar en esta Guía Doméstica de riego que el objetivo último de regar es conseguir que el sustrato permanezca completamente húmedo durante una temporada. La frecuencia de riego no tiene que ver directamente con el agua, sino con la rapidez de secado del sustrato. Todas las tierras disponen de un proceso de secado que va desde la parte superior hacia la parte inferior de la maceta, debido a la gravedad. Las raíces obtendrán agua de esa humedad siempre que exista.

¿Qué sucede si regamos un poquito cada día, pongamos medio vaso de agua? Se humedecerá la parte superior del sustrato un poco, pero ese agua nunca llegará hasta el fondo, donde están las raíces. Regamos, pero la planta muere de sed. Echar un vaso de tierra a la maceta no significa regar. Regar implica llenar todo el sustrato de la maceta con agua, expulsar la sobrante y retener toda la humedad que se pueda. Así la planta podrá disponer de agua durante varios días. ¿Cuántos días? No importa. Tendremos que esperar hasta que la humedad desaparezca de toda la maceta y esté seco.


No es lo mismo regar que echarle agua a una planta. Regar es un proceso cuyo objetivo busca que el agua circule por toda la tierra desde arriba hasta la parte inferior. Así el sustrato logra retener toda la humedad como le es posible. El sobrante se eliminará.


Tip#5 – ✔ El Mejor Momento para Regar

El mejor momento para regar es aquel en el que el sustrato puede retener la máxima capacidad de humedad durante más tiempo. En verano, a pleno sol podemos regar una planta de jardín, pero el calor de la tierra hará que se seque pronto. Eso no significa que a la planta le siente mal un regado en ese momento o que no lo necesite. Significa que nuestro trabajo no ha acabado, que probablemente tendremos que regar por la noche para estabilizar la humedad.

Siempre tendremos que elegir el momento de máxima retención de humedad del sustrato cuando reguemos. En el 90% de los casos ese momento será la tarde o la mañana.


Tip#6 – ✔ La Temperatura del Agua

No solemos pensar en ello, pero la temperatura del agua es un elemento que deberemos tener en cuenta. Esta guía de riego doméstica pretende cubrir los aspectos vitales y este punto suele olvidarse. No es aconsejable regar con agua excesivamente fría ya que las raíces son sensibles a cambios bruscos y pueden dañarse. Lo ideal es regar con agua a temperatura ambiente … NO A TEMPERATURA del grifo. El agua en invierno puede ser más fría, por ello deberemos calentarla un poco si fuera necesario.


Tip#7 – ✔ La Dureza del Agua

El agua que sale del grifo suele ser un agua dura, es decir, con un alto contenido en cal. Por norma general, las plantas suelen preferir un agua menos calcárea así que deberemos tener este punto en cuenta dependiendo de nuestra planta y nuestra ciudad. En caso de que nuestra agua sea dura, podemos regar con agua embotellada o con agua de lluvia (que deberemos recoger). Otra forma de eliminar cal consiste en utilizar descalcificadores para el consumo humano. Los podemos encontrar en tiendas de electrodomésticos. Los sistemas antical son muy usados para añadir agua a cafeteras, por ejemplo.

Las plantas acidófilas como los brezos, camelias, azaleas, hortensias o gardenias prefieren agua con muy bajo contenido en cal.


Otras Guías Disponibles

El Riego por Inmersión

En esta sección de la guía de riego doméstica hablaremos ahora de la técnica por inmersión. A diferencia del riego tradicional, que consiste en verter agua desde la parte superior de la maceta para que se filtre hacia abajo, el riego por inmersión funciona en dirección contraria: que el sustrato absorba agua desde abajo hacia arriba. Para realizar un regado por inmersión necesitaremos de un recipiente con agua estancada. Este recipiente puede ser cualquier cosa: una bañera, una palangana, una maceta más grande, incluso el plato de la maceta nos puede ser útil. También necesitaremos macetas con agujeros en la parte inferior para evacuar el agua sobrante.


La Técnica de Regado por Inmersión Manual

Para aprender a regar en casa por el método de inmersión necesitaremos un recipiente amplio con agua. También deberemos conocer a nuestras plantas y saber a cuáles les gusta más este sistema que el método tradicional. De nuevo, se trata de consejos que debemos poner sobre el terreno porque no hay normas escritas ni manuales.

Una vez hayamos llenado el recipiente con agua, depositaremos la maceta dentro y la dejaremos un rato para que el sustrato absorba agua por los agujeros inferiores, de abajo hacia arriba. Este proceso puede ser rápido o lento, dependiendo de la cantidad de agua que haya en el recipiente. Si dejamos un poso de agua muy pequeño, el tiempo de absorción se alargará y se acortará si hay más agua.


La cantidad de agua en el recipiente no debe superar la mitad de la maceta.


Algunos Consejos para el Riego por Inmersión

(1) El riego por inmersión es SOLO una TÉCNICA. Los fundamentos del riego no cambian. El Objetivo de regar es humedecer el sustrato en la zona de donde las raíces se hidratan. También debemos evitar ahogar las raíces.

(2) El riego por inmersión manual se aplica por tiempo. Podemos dejar nuestras macetas en agua, 5, 10, 15 o 20 minutos. No podemos dejarlas para siempre en agua para evitarnos así tener que regar. Si queremos un sistema mejorado deberemos utilizar una maceta con autorriego.

(3) La cantidad de agua en el recipiente define la rapidez con que el sustrato absorbe agua. Lo habitual es que el agua cubra un tercio de la maceta.

(4) Terminado el proceso de inmersión, deberemos dejar que la maceta y el sustrato eliminen bien el exceso de agua. Si ponemos la maceta encima de un plato, retiraremos el agua sobrante.

Macetas de Autorriego, Hidrojardineras o Riego Automático por Inmersión

Muchas macetas en el mercado incluyen un sistema de autorriego por inmersión. Se las conoce técnicamente como hidrojardineras. A diferencia del sistema de riego por inmersión manual, estas macetas nos ayudan con la tarea de humedecer el sustrato y nos evitan la molestia de tener que regar las plantas. Todas incluyen un depósito de agua que deberemos rellenar. Ahí termina nuestro trabajo. Los sistemas de riego automático también pueden ser caseros y podemos construirlos nosotros mismos utilizando botellas vacías, plásticos, cordones de zapatos y pegamento.


Los Principios y Fundamentos del Sistema de Autorriego

Los sistemas de riego automático en maceta funcionan de la misma manera que el riego por inmersión del que hemos hablado con anterioridad. Mediante un depósito de agua (esta vez ya incluido en la maceta), el sustrato absorbe agua desde la parte inferior hacia la parte superior donde se encuentra la raíz. Para evitar el encharcamiento que produciría un contacto prolongado entre el agua y la tierra, se minimiza la superficie de contacto y se separa aislando una parte de la otra.

El contacto entre sustrato y agua se produce mediante pequeños orificios unidos por mechas conductoras de humedad. Estas mechas son las encargadas de hacer subir la humedad hacia arriba.

Los elementos de un hidrojardinera son:

  • Depósito de Agua inferior
  • Separador entre Sustrato y Agua
  • Sistema de Evacuación de agua sobrante
  • Tubo de llenado de agua
  • Medidor del agua con boya
  • Mechas de absorción: tiras de algodón
Principios del Sistema de Autorriego

El agua sobrante de la jardinera saldrá por un orificio inferior. No obstante, algunos sistemas domésticos no incluyen esta funcionalidad. Los que todos los sistemas deben llevar es un tubo de llenado por donde añadiremos el agua a la zona inferior. ¿Cómo sabremos que hay poca agua en la jardinera? Será el medidor de agua que no es más que una varilla o un palo pequeño que flota. Cuando se hunda significará que el nivel de agua es bajo.


Consejos para Utilizar las Macetas de Autorriego Por Primera Vez

Desde nuestra guía de riego doméstico creemos necesario que tengas en cuenta varios elementos en el momento de trabajar con macetas de autorriego.

Las Raíces

Cuando instalemos la hidrojardinera por primera vez deberemos tener en cuenta que las raíces de la planta en una hidrojardinera no deberían superar nunca las tres cuartas partes del sustrato. Cuanto más largas sean las raíces, más probabilidades de que crezcan buscando la fuente de agua. A menudo obturan o se encallan y rompen en los sistemas de absorción de humedad. A diferencia de las macetas tradicionales, si las raíces crecen en exceso no las veremos salir. En las macetas tradicionales, solemos tener mejor acceso y mejor visión de la parte inferior.

Preparar la Maceta

Para evitar que las raíces se dirijan hacia la fuente de humedad deberemos realizar un riego tradicional las 2 o 3 primeras veces. El objetivo es que durante el proceso de aclimatación de la planta, no tenga la necesidad de buscar agua echando raíces.

No podemos olvidar que todo sistema de autorriego puede fallar alguna vez. Deberemos estar atentos no solo al medidor de agua, sino también al aspecto general de la planta. Si vemos que el medidor no se mueve o que la planta muestra signos de estrés, deberemos comprobar manualmente el nivel de agua para saber si está funcionando correctamente. Por experiencia sé, que puede ser un fastidio.

Fecha de la última actualización de la Guía de Riego Doméstica: 16/07/2021
Las Guías de MundoJardín siempre están en construcción: 🚧🚧

Publicaciones Similares