Los Cuidados del Aloe Vera

Cómo Conservar el Aloe Vera en Maceta? Los Cuidados del Aloe Vera en Casa

El Aloe Vera (o sábila) es, casi con total seguridad, la planta crasa más popular entre los aficionados a la jardinería. Esto se debe a sus aplicaciones y propiedades tanto estéticas como medicinales. Al ser una planta suculenta, los cuidados del Aloe Vera no son demasiado complicados y se puede plantar y mantener tanto en maceta como en jardín. Estéticamente se trata de una planta muy característica y fácil de identificar. Puede gustar más o menos. Si eres un amante de las suculentas, sin duda, el aloe vera será la estrella de tu colección junto con la sansevieria.

Cuidados del Aloe Vera

Cuidados del Aloe Vera

Se trata de una planta rústica de hojas muy pesadas que la hacen, a veces, difícil de mantener erguida. Si viéramos que el peso es excesivo podemos entonces dividir la mata y separar la planta en unidades más pequeñas (lo explico abajo). Las hojas del aloe deben ser verdes. Ante cualquier síntoma de que las hojas se vuelvan marrones, deberemos actuar. Lo mejor es consultar con un experto y ver por donde puede venir el problema.

Puedes Seguir mi Cuenta en Instagram 🌼

Si te apetece ver las fotos que voy añadiendo a mi feed de Instagram, puedes hacer click y seguirme.

Como siempre intento explicar, los cuidados que debemos ofrecer a una planta, a menudo, pueden deducirse del hábitat de origen de la especie. El Aloe es una planta característica del Norte de África. No nos será complicado deducir cuales van a ser los cuidados del Aloe Vera: calor, poca agua y mucha luz.

Mapa Visual de los Cuidados del Aloe Vera

Icono de Planta Crasa o Cactus
Arbusto Bajo

¿Cuáles son los cuidados del Aloe Vera?

Como cuidar del Aloe Vera

La planta de Aloe Vera necesita mucha luz para vivir y podemos darle sol directo cuando las temperaturas no superan los 25 grados. Los riegos deberán ser muy espaciados drenando muy bien el exceso de agua. Hay que regar cuando el sustrato esté seco. El aloe no lleva bien el frío (menos de 10º) y prefiere temperaturas confortables del interior de casa. Para el sustrato podemos usar cualquier compuesto especial para cactus y plantas crasas.

👉 Las 4 Reglas del Aloe Vera

  • ❌ Nada de Temperaturas Frías
  • Riego muy esporádico y cuando la tierra esté seca
  • Mucha luz y sol directo cuando hasta los 25º
  • Sustrato con buena capacidad de drenaje
Aloe Vera en Maceta

Sustrato

Para los cuidados del Aloe Vera podemos utilizar cualquier sustrato específico para plantas suculentas y crasas, como los cactus. De esta forma, nos aseguraremos de que el agua no se acumula. Visita el enlace a nuestra guía de sustratos, si quieres más información. Como cualquier crasa, el aloe es bastante sensible a la acumulación de agua.

👉 Los viveros suelen entregarlo con una maceta de medida estándar. A esta planta le sienta mucho mejor, una maceta algo más profunda de lo habitual para que sus raíces tengan espacio para moverse bien.

Riego y Agua

Para cuidar bien de nuestra planta de aloe, deberemos regar con mucha moderación. Siempre de menos a más. Si viéramos que las hojas lucen algo débiles y se arrugan, será síntoma de que nuestra planta necesita más agua. En ese momento, tendremos que decidir si necesita más agua en cada riego, o riegos más frecuentes. Esto lo decidiremos en función del sustrato, que siempre debe estar seco antes de regar.

No hay que alarmarse si en invierno ni siquiera la regamos. Dependiendo de las condiciones del clima de nuestra zona, puede suceder que la planta sobreviva regándola una vez o dos durante el invierno.

Sol y Luz

Para cuidar un aloe vera, tendremos que alejarlo siempre del frío. Le sienta fatal y nos dará problemas con hojas amarillas y debilidad. Lo mejor es plantarlo en jardines donde sabemos que la temperatura no desciende en exceso por la noche o tenerlo dentro de casa. Su temperatura óptima es entre 10º y 25ª. Dentro de este margen, puede incluso recibir sol directo para estimular su crecimiento.

Necesitará mucha luz, cuanto más luz podamos darle mejor y más fuerte crecerá.

Abonado

Podemos abonar tanto en primavera como en verano, que es la época de mayor crecimiento de la planta. Para un cuidado óptimo, podemos añadir humus de lombriz al sustrato o añadir algún compuesto especialmente diseñado para plantas crasas y suculentas. El humus podemos añadirlo una vez en primavera y otra en verano y el abono para crasas según las especificaciones o recomendaciones del fabricante. Lo cuidados del aloe vera no son muy exigente en cuanto al abono, pero intentemos hacerlo una vez al año.

Poda y Enfermedades

La humedad es el gran enemigo de esta suculenta. Para darle unos buenos cuidados al aloe vera, deberemos vigilar el riego para que no aparezcan hongos.

La aparición de hojas marrones es otro de los grandes síntomas negativos. Suele suceder cuando la planta ha pasado por una etapa mala y deberemos podar esas hojas lo antes posible. No bastará con cortarlas, deberemos sacar el aloe de la maceta exponiendo su base. Buscaremos esas hojas malas y las arrancaremos tirando de ellas desde el tallo central. Es normal que el tallo nos quede algo más delgado y veamos un blanco más crudo.

No podaremos las raíces, ni las separaremos del cepellón; de esta forma permitiremos que se enrollen bien alrededor del sustrato. Si fuera necesario, podemos replantar nuestro aloe vera en una maceta más grande.

Raíces del Aloe Vera

El Aloe Vera en Maceta. Cómo Dividirlo

Lo normal es que queramos mantener un planta con las hojas más grandes como sea posible. No obstante, puede suceder que el Aloe Vera empiece a echar hojas más pequeñas, llamadas habitualmente hijuelos. No es lo más recomendable para esta planta, pero esta situación nos brinda una oportunidad única: dividir nuestra planta en unidades más pequeñas.

Si separamos los tallos pequeños de la planta madre, obtendremos plantas pequeñas de aloe vera que podemos mantener y ver crecer. Separarlos no será muy complicado porque la misma planta les da un tronco más pequeño y un conjunto de raíces propio. Para trasplantar los hijuelos, sacaremos toda la planta, abriremos un poco la tierra y veremos como casi caen por sí mismos. Lo más habitual es que sean del tamaño de una cebolla.

Si la planta no desarrolla hojas pequeñas en los lados, entonces tendremos que reproducir nuestro aloe vera mediante otras fórmulas. Podemos intentar un esqueje o el método tradicional con semilla, pero son más lentos y más adecuados para expertos.

Aloe barbadensis
Aloe barbadensis

El Aloe Vera en Vivero

El Aloe Vera más común que podremos encontrar en los viveros es el Aloe barbadensis. Aunque se trate de la planta de vivero más habitual, resulta que también es la variedad que más propiedades medicinales tiene en sus hojas. Suele ser un planta de temporada que los criadores suministran a principios de verano, aunque a menudo la encontremos disponible todo el año.

Como ya he mencionado antes, los criadores suelen entregar esta planta en una maceta típica ( como veis en la foto). Lo más recomendable es traspasar el Aloe a una maceta de más profundidad para que las raíces tengan algo más de espacio.

Publicaciones Similares

5 1 vota
Valoración del Artículo
Suscríbete
Notificar a
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios