Los Cuidados de la Sansevieria

¿Qué Necesita la Sansevieria? Los Cuidados de la Sansevieria Son Fáciles, la Verdad

No solo es una de las plantas visualmente más reconocibles, también es una de las plantas fáciles de mantener. Los cuidados de la Sansevieria son tan sencillos que hasta podría seguirlos un niño. Despierta una fascinación comprensible tanto a los aficionados veteranos, como a los nuevos por su majestuosidad y su colorido.

Personalmente el amarillo de los bordes me fascina y me hace pensar que hay algo de diseño en esta planta. Sus hojas parecen espadas que salen de la tierra, de ahí que algunos la hayan bautizado como espada de San Jorge. Un nombre que, la verdad, no me agrada lo más mínimo. Para su desgracia, la Sansevieria ha quedado relegada o estigmatizada como una planta decorativa. Junto con los cipreses, suele ser una planta que asocio con la muerte, porque la he visto en varios tanatorios. Y a pesar de ello, despierta una enorme fascinación en mí, como muy pocas plantas hacen.

Puedes Seguir mi Cuenta en Instagram 🌼

Si te apetece ver las fotos que voy añadiendo a mi feed de Instagram, puedes hacer click y seguirme.

Muchos prefieren comprarla ya crecida, y así disfrutarla en su máximo esplendor. Otros, como un servidor, preferimos comprarla pequeña y cuidarla para verla crecer y comprobar su potencial.

Sansevieria Elegante en Pared
Sansevieria trifasciata Hahnii

Cuidados de la Sansevieria

Los cuidados de la Sansevieria son básicos y de sentido común. Por experiencia sé que cuanto menos la cuidas, más se fortalece. Y con esto no digo que haya que darle patadas, sino que debemos despreocuparnos una vez la hemos colocado en el lugar que mejor le sienta. Se trata de una planta crasa, que acumula agua en sus hojas y es de hoja perenne. No se pochará, ni se morirá. Sufrirá un poquito si las condiciones no le son favorables, pero seguirá ahí firme.

Es una planta originaria de Sudáfrica, de hojas muy puntiagudas y largas. Puede alcanzar el metro y medio e incluso algo más, pero su crecimiento es demasiado lento. La podemos situar en interior, pero también en exterior. En ambos casos, deberemos seguir unas pautas precisas para mantenerla viva.

Mapa Visual de los Cuidados de la Sansevieria

Icono planta interior
Planta Interior
Icono: sol y sombra
Icono de Planta Crasa o Cactus

¿Cuáles son los cuidados de la Sansevieria?

Los Cuidados de la Sansevieria

Como cualquier planta suculenta, los cuidados de la Sansevieria incluyen mucha luz y regados muy espaciados y moderados. La temperatura ambiente de unos 20 grados centígrados le sentará muy bien. Se podrá adaptar a entornos más oscuros a costa de ralentizar un poco su crecimiento. El sol directo avivará el verde de sus hojas, pero también nos obligará a estar más pendientes de su riego.

👉 Las 2 Reglas de la Sansevieria

  • Es mejor quedarse corto regando, que pasarse
  • Dale una buena temperatura ambiente, ni frío ni calor.

Sustrato

Los cuidados de la Sansevieria requieren utilizar un sustrato que drene muy bien el agua sobrante. En principio, cualquier sustrato especial para cactus debería funcionar bien. Si la vas a colocar en el exterior, ponla en semisombra para que, si llueve, no se encharque el sustrato. En exteriores también puedes retirar el sustrato existente y remplazarlo por un de cactus. Y si aún tienes dudas sobre el sustrato, añádele un poco de arena para que drene todavía mejor.

Consulta nuestra Guía de Sustratos, si tienes dudas.

Riego y Agua

La primera regla para cuidar una Sansevieria es que menos es más. Si no estás seguro, riega poco. Lo ideal durante los meses de frío es casi no regarla. La planta será capaz de retener agua y dosificarse. En verano deberás observar siempre el sustrato. Hay lugares en los que tendrás que regar tu Sansevieria dos veces por semana y otros en los que tendrás que regar una vez cada dos semanas.

No es amante de la humedad, aunque a veces yo le he pulverizado agua en vez de regar. Si la Sansevieria está bien abonada, no parece importarle.

Sol y Luz

En cualquier temperatura ambiente dentro de casa, la Sansevieria se sentirá feliz. Crecerá más o crecerá menos, pero se adaptará. Los problemas vienen cuando la colocas en exteriores y no controlas el ambiente. Le gustará mucho estar expuesta al sol, pero claro, ahí es cuando tendremos que estar más encima de nuestra planta. Hay que profundizar en los cuidados de la Sansevieria cuando recibe sol directo; más agua y una pauta estricta en el abonado.

Dicen que soporta bien las heladas. Yo no lo he podido comprobar.

Abonado

En interiores debemos abonar cuando se estimule su crecimiento. ¿Cuándo es eso? Cuando la temperatura sea estable entre los 15 y 22 grados. Vamos que casi siempre. Para no quemar la planta, yo suelo hacerlo en primavera cuando empieza el calor de verdad y en verano siempre que haga unos días más suaves (basta con mirar la previsión del tiempo). Podemos seguir la misma pauta de cuidados de la Sansevieria cuando esté en exteriores. Abonaremos dos veces durante la época de calor: primavera y verano.

Poda y Enfermedades

La Sansevieria no se poda, aunque podemos retirar las hojas si se pudren o mueren por efectos diversos. Estos son lo efectos más habituales que podemos observar:

  • Hojas con Manchas marrones: exceso de agua
  • Hojas que pierden la intensidad del color verde: falta de luz

El oscurecimiento de la hojas es muy normal cuando la mantenemos en interiores con falta de luz o cuando llega el cambio horario las horas de luz se reducen.

Los Cuidados de la Sansevieria

La Sansevieria en el Vivero

Sansevieria cylindrica

Todos los viveros dispondrán de Sansevierias en tienda, dentro de la sección de «Plantas de Interior» o «Plantas Suculentas». Suele haber de varios tamaños, desde plantas jóvenes en maceta pequeña, hasta auténticas espadas de un metro de largo. Si la queremos para decorar, la Sansevieria grande será la opción más coherente. Si queremos experimentar y practicar con una suculenta, la Sansevieria Baby nos pueda dar muchas alegrías.

Las tiendas suelen tener 2 especies de Sansevieria:

  • Sansevieria trifasciata laurentini (típica con hoja verde y lados amarillos)
  • Dracaena cylindrica (Sansevieria cylindrica) De hojas en forma de cilindro y algo más pesada.

La Sansevieria cylindrica requiere de los mismos cuidados que la trifasciata, pero deberemos vigilar mucho si vamos a trasplantarla. Sus raíces pueden romperse y acabaríamos perjudicando a la planta.

Existe una Sansevieria trifasciata Hahnii que tampoco dispone de los bordes amarillos y su verde tiene un tono mucho más pastel.

Publicaciones Similares

0 0 votos
Valoración del Artículo
Suscríbete
Notificar a
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más Nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
trackback
6 meses hace

[…] El Aloe Vera (o sábila) es, casi con total seguridad, la planta crasa más popular entre los aficionados a la jardinería. Esto se debe a sus aplicaciones y propiedades tanto estéticas como medicinales. Al ser una planta suculenta, los cuidados del Aloe Vera no son demasiado complicados y se puede plantar y mantener tanto en maceta como en jardín. Estéticamente se trata de una planta muy característica y fácil de identificar. Puede gustar más o menos. Si eres un amante de las suculentas, sin duda, el aloe vera será la estrella de tu colección junto con la sansevieria. […]