Cuidados de la clivia minata

Los Cuidados de la Clivia Minata. Una Planta Elegante, Robusta y Fácil de Mantener

Las clivias son unas plantas espectaculares cuando llegan a una edad adulta. No pasan desapercibidas cuando viven en nuestro patio, jardín, balcón o terraza. Se puede hablar mucho de esta planta, pero los cuidados de la clivia se basan en tres puntos fundamentales que desarrollo en este artículo: sombra, buena temperatura y abono en primavera. Si lo hacemos, la clivia minata y cualquiera de sus variedades nos regalará una de las flores más espectaculares de la naturaleza.

Cuidados de las Clivias

Para saber cómo cuidar una clivia, ya decía antes que es importante seguir las tres reglas básicas. Ahora bien, las clivias son plantas originarias del sud de África que se han adaptado bien a la vida en nuestro entorno. Estas plantas crecen de forma lanceolada y, si la cuidamos bien, puede llegar a ofrecer hasta 10 hojas por cada lado en la edad adulta. El tono verde de sus hojas también nos indica la madurez de la planta, ya que suele tornarse de un verde intenso con lo años.

Las clivias pueden llegar a alcanzar un tamaño de hasta 50 centímetros con bastante facilidad. Deberemos atarla a un tutor si se vuelve muy pesada y el tronco de hojas se tuerce por el peso. Con el tiempo, puede que sea la única solución. Si además, queremos asegurarnos de su bienestar, la trasplantaremos a una maceta con algo de peso.

Mapa Visual de los Cuidados de la Clivia

⚠ 💀🛑 Planta Venenosa para Perros y Gatos

¿Cómo Debemos Cuidar las Clivias?

Como cuidar una clivia

La clivia es una planta de interior o exterior que le gusta vivir en sombra con mucha luz natural. Debemos evitar que pase sed, así que mantendremos un punto de humedad en el sustrato. Para unos buenos cuidados de la clivia, abonaremos cada 15 días con un abono equilibrado líquido, que potencie la floración. Una vez marchita la flor podemos cambiar a un abono a base de nitrógeno que estimule y cuide las hojas.

👉 Las 3 Reglas para Tener Clivias Saludables

  • ❌ Nada de Exposición Solar
  • ❌ de Frío
  • Abono líquido cada 15 días en primavera y verano

Sustrato

La clivia no es exigente con el sustrato que utilicemos, pero como siempre deberemos ofrecer un buen drenaje. Aunque sea una planta de raíz fuerte, evitaremos encharcarlas. Un sustrato universal será suficiente. Prefiere suelos ácidos, pero se adaptará a pH por encima de 7.

En cuanto a la maceta, no está de más que la pongamos en macetas de tamaño voluminoso, ya que sus raíces vigorosas tienen tendencia a buscar espacio. Tanto es así, que muchas veces veréis que salen por encima del sustrato. Esa es una señal de que va siendo hora de un trasplante.

En mi experiencia cuidando clivias, recomiendo utilizar macetas de barro. Me gusta poner algo de piedra blanca por encima para retener bien la humedad tanto en primavera como en invierno, a pesar de que la maceta pese un poco más.

Créditos de la imagen

Riego y Agua

Durante la época de floración, primavera y verano, le daremos un punto constante de humedad al sustrato. Los cuidados de la clivia en cuanto al riego no son complejos, ni debemos complicarlos demasiado. Se trata de una planta que de exterior que podemos tratar como una planta de interior.

Si las tenemos en temperaturas un poco altas, por encima de los 25 grados centígrados, agradecerán humedad en el ambiente.

Sol y Luz

Las claves para los cuidados de la clivia minata para que crezca fuerte y saludable residen en la exposición solar y la temperatura. Si manejamos bien este factor, vivirá sin problemas. Debe vivir siempre en sombra, y con mucha luz natural. El rango de temperatura óptimo es como el de las plantas tropicales de interior, alrededor de los 20 grados centígrados, con un margen por arriba y por abajo.

Las clivias jamás deben estar expuestas al sol en primavera, verano u otoño. Durante el invierno, podemos ofrecerle un poco de exposición solar para compensar las bajas temperaturas. Ahora bien, en cuanto empiecen a subir las temperaturas deberemos resguardar la planta.

En lo referente a las temperaturas, es importante que entendamos que las clivias odian el frío y les afecta mucho. Hasta el punto que, a menudo, parece que hibernen, ya que no necesitan mucha agua (podemos espaciar el riego). Esto no significa que no puedan estar al exterior en invierno. Sobrevivirán si están bien resguardadas por la noche y no hay riesgo de heladas. Los 5 grados centígrados es su límite.

Abonado

Durante la primavera y verano, mientras esté en su período de floración, será necesario aplicar un abono líquido cada 15 días con el riego. Un poco de abono a base de humus puede ser una buena opción. También podemos aplicar cualquier otro que potencie la floración.

Una vez la clivia haya perdido su flor, podemos pasar a un abono a base de nitrógeno, que proteja y fortalezca sus hojas. Usaremos cualquier abono para planta verde. En otoño daremos un descanso a la planta y la invitaremos a hibernar reduciendo el riego al mismo tiempo.

👉 Debemos recordar que si realizamos un trasplante, el sustrato nuevo ya suele ir abonado. Así que esperaremos 4 meses antes de aplicar cualquier abono líquido, sin importar la estación del año que sea.

Créditos de la Imágen

Poda y Enfermedades

Limpiar las hojas con dos gotas de jabón forma parte de los cuidados de la clivia más habituales. Dentro de casa sus hojas suelen captar mucho polvo, lo que dificulta el proceso de fotosíntesis. Podemos usar un paño húmedo.

Si las hojas amarillean o están quemadas se debe a una exposición solar incorrecta. Deberemos cambiarla de lugar y darle sombra. Si las hojas se vuelven amarillas, probablemente es que nos hayamos pasado con el agua. Si la hoja amarilla es de los extremos, no habrá que preocuparse porque la planta seguramente se ha desecho de una carga para adaptarse.

Si no acaba de crecer o las hojas no terminan de salir con fuerza, seguramente sea por un exceso de frío. Las temperaturas bajas durante la primavera no ayudan. Las clivias prefieren temperaturas cómodas de unos 20 grados, como la mayoría de plantas tropicales.


La Floración de la Clivia

Antes que nada, me parece importante matizar que los cuidados de la clivia no están directamente relacionados con su floración. Es decir, que podemos ofrecerle un trato exquisito y aún así, la clivia no florecerá. Se debe a que su flor es grande y pesada y la planta debe destinar importantes recursos para producir flor. Suele hacer una flor al año que dura varios días. Los ejemplares más jóvenes no suelen dar flor. Sus flores suelen ser de colores rojos, naranjas y amarillos. Cada planta genera una vara florar por el centro.

Para potenciar la floración, se recomienda que la clivia descanse en invierno, tal y como he explicado en el artículo.
Algunos consejos para que florezcan:

  • Potenciar la sensación de frío (dependiendo de la zona, podemos sacarla al exterior durante 50 o 60 días, eso sí, vigilando que las temperaturas no desciendan de los 5 grados.
  • Una vez terminado el descanso, moveremos la planta a un lugar cálido y esperaremos 15 días o 3 semanas antes de empezar a abonar.
  • Abonaremos cada 15 días con abono líquido. (personalmente, me gusta utilizar abono de humus líquido)

Créditos de la Imagen de Portada

Bush Lily (Clivia miniata)

Publicaciones Similares

5 2 votos
Valoración del Artículo
Suscríbete
Notificar a
guest
2 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
MONTSE
MONTSE
06/03/2022 12:13

Buenos días. Las hojas de la Clivia están caídas hacia abajo y con las puntas resecas. Es por falta de agua? La riego 1 vez al mes aprox. O por alguna otra razón? Espero vuestros comentarios.
gracias y saludos