Los Cuidados del Ficus Ginseng

Los Cuidados del Ficus Ginseng. El Bonsái Híbrido Más Popular

No es exactamente un bonsái, pero su aspecto es tan parecido y llamativo como el de los árboles enanos. No hay dos iguales y, sin embargo, todos tienen en común que suelen atraer la mirada allí donde lo coloques. Me refiero, claro está, al Ficus ginseng o Ficus Microcarpa; una híbrido fácil de encontrar en cualquier centro de jardinería o tienda similar. Los cuidados del ficus ginseng no resultan sencillos y, a menudo, la experiencia te guiará mejor cuando hayas matado a dos o tres de ellos, bien por falta de luz o regado inadecuado.

Por experiencia hablando con clientes, puedo aseguraros que, al igual que las orquídeas, el 40% de éxito de cómo cuidar un ficus ginseng depende de disponer y de elegir el lugar idóneo para su colocación. De la misma forma que hay gente que no sigue al pie de la letra sus cuidados y los mantiene con vida, también he conocido casos de amantes de la jardinería que han acabado matando su ejemplar. Lo importante es no frustrarse y estar muy atento a los detalles para anticiparse a cualquier necesidad. Una vez entiendes el ciclo de la planta todo resulta más sencillo.

Puedes Seguir mi Cuenta en Instagram 🌼

Si te apetece ver las fotos que voy añadiendo a mi feed de Instagram, puedes hacer click y seguirme.

Cuidados de un Ficus Ginseng
En esta foto de un ficus grande, podemos ver el injerto con más facilidad

Cómo Cuidar un Ficus Ginseng

Los ficus ginseng (también conocidos como ficus retusa) tardan años en formarse y no existen en la Naturaleza como tales. Son un producto de la manipulación humana. El cultivo de uno de estas plantas consta de dos fases, el crecimiento de una raíz aérea y a continuación los injertos de ramas de ficus (recordemos que los ficus son en verdad árboles de hoja perenne). Los ejemplares se podan con esmero y paciencia hasta que aparece la planta que vemos en la tienda.

Aunque sea un híbrido, los cuidados del ficus ginseng implican tratarla como si fuera una planta tropical. Ante la duda, pensemos en ese clima y apliquemos las condiciones ambientales adecuadas: humedad, luz difusa y riego constante.

Mapa Visual de los Cuidados del Ficus Microcarpa Giseng

Icono planta interior
Temperatura Interior
Sustrato Universal
Planta Interior

¿Cuáles son los cuidados del Ficus Ginseng?

Como Cuidar un Ficus Ginseng

Los ficus microcarpa ginseng necesitan abundante luz difusa, pero no toleran los rayos de sol directos. La tierra deberá estar siempre húmeda (no encharcada) y la temperatura ser agradable sin subir más allá de los 22º. Requieren cierta humedad ambiental y por ello tendremos que pulverizar agua sobre sus hojas de vez en cuando. Abonaremos mensualmente con cualquier abono para planta verde.

👉 Las 5 Reglas del Ficus Ginseng

  • Temperatura agradable: entre 18 y 22º
  • Pulverización de sus hojas
  • ❌ No dejar que se seque el sustrato
  • Mucha Luz indirecta y la menos luz solar posible
  • ❌ Nada de Temperaturas por debajo de los 12º

Sustrato

El sustrato será una parte fundamental para facilitar la tarea de cómo cuidar un ficus ginseng. Deberá retener la humedad lo máximo posible y deberemos estar atentos a que nunca llegue a secarse del todo. Hay que evitar que el cepellón se seque. Tampoco deberemos encharcar el sustrato. En mi experiencia, creo que el mejor sustrato que le podemos ofrecer al ficus ginseng es el sustrato para plantas verdes. También podemos usar un sustrato para bonsáis de alta calidad. Os dejo los enlaces:

Riego y Agua

Cuidar un ficus ginseng

El riego de un ficus ginseng deberá ser moderado, pero siempre en función de la capacidad de drenaje del sustrato. Hay que procurar que la tierra siempre esté húmeda y evitar que se seque del todo. Además, pulverizaremos regularmente las hojas con agua para aumentar la humedad de las hojas.

Regaremos el sustrato de la forma tradicional y pulverizaremos las hojas. El tronco es mejor que permanezca seco o puede ser el lugar perfecto para que algún hongo se desarrolle.

Sol y Luz

Al ficus ginseng le gustan los ambientes con mucha luz difusa. Lo podemos colocar al lado de una ventana, o en cualquier lugar luminoso de la estancia. Ahora bien, los cuidados del ficus ginseng implican resguardarlo de los rayos de sol directos. Si lo colocamos en una ventana, que sea mirando al norte o al sur.

Si lo queremos disfrutar en un balcón o una terraza, tendremos que resguardarlo de la luz solar a toda costa. Esta es, si duda, la forma más segura. Los ficus pueden recibir luz del sol, siempre que sea durante un período corto evitando las horas más dañinas: mediodías y tardes. Como comentaba al principio del artículo, en los cuidados del ficus ginseng o microcarpa, la ubicación correcta lo hace todo más flexible.

El ficus ginseng se adaptará bien a la temperatura normal de un hogar, es decir, que entre 18 y 23º centígrados se sentirá cómodo y feliz. Si elevamos más la temperatura, la planta sufrirá así que deberemos encontrar un lugar donde el termómetro no se dispare. En invierno, puede soportar temperaturas inferiores a 10º, pero con el riesgo de que acabe muriendo de frío si se prolongan.

Abonado

Los cuidados del ficus ginseng implican abonar nuestro ejemplar durante el período de crecimiento, que suele ser la primavera y el verano. Podemos abonar con un fertilizante para planta verde una vez al mes. En las épocas de más frío, podemos espaciarlo a una vez cada dos meses. Es indiferente si le damos abonos líquidos o abonos de absorción lenta en barritas. Os dejo unos ejemplos a continuación o podéis hacer click en este enlace:

Poda y Enfermedades

Los ficus ginseng son susceptibles a cualquier plaga que ataque las hojas, sobre todo, si lo colocamos en exterior. Dentro de casa las plagas resultan mucho más improbables. La cochinilla probablemente sea la más habitual. Haremos bien evitando mojar el tronco o raíces aéreas para no atraer hongos.

También es habitual que estas plantas liberen hojas cuando las cambiamos de un ambiente a otro. No es necesario preocuparse si al llegar de la tienda a casa, suelta unas pocas hojas. Ya las recuperará.

El mejor momento para podarlos es durante el invierno, cuando la planta entre en reposo. Podaremos siempre las ramas de ficus que presenten un mal estado, nunca las raíces. Las raíces no deben podarse o corremos el riesgo de poner en peligro la supervivencia del ejemplar. En cambio, el defoliado de la planta deberá realizarse durante el verano. El defoliado es una técnica que utilizan los criadores de bonsáis que consiste en quitar todas las hojas con el objetivo de revitalizar la planta. Defoliar no forma parte habitual de los cuidados del ficus ginseng, pero puede realizarse una vez cada 3 años siempre que la planta presente un aspecto sano y fuerte.

La Producción del Ficus Ginseng

Ahora que ya tienes una idea más concreta sobre cómo cuidar un ficus ginseng hay algunas otras valoraciones que debemos tener en cuenta. Producir un ejemplar puede tomar varios años, normalmente algo más de 10 años. El precio del ejemplar va acorde al tamaño, como en la mayoría de plantas, pero resulta especialmente remarcable en esta planta. Los ejemplares más grandes y frondosos pueden llegar hasta 3 cifras.

El Precio de los Ficus Ginseng

En centros de jardinería, nos encontraremos con 3 precios muy habituales. Unos 20€ para los ejemplares más jóvenes, de raíces cortas no superior a los 10 centímetros. 40€ para aquellos ejemplares más elaborados y con un tronco de unos 20 centímetros. Los ejemplares de más de medio metro raras veces suelen venderse por menos de 80€.

A partir de los cien euros podremos comprar ficus ginseng con una copa muy trabajada y de gran tamaño. Este tipo de ejemplares deberemos dejarlo en manos de profesionales y disponer de un lugar adecuado que ayude en sus cuidados.

Ejemplar Pequeño Ficus Ginseng
Ejemplar Pequeño
Ejemplar grande de ficus retusa
Ejemplar de Tamaño Grande

Galería de Fotos de Ficus Ginseng

Publicaciones Similares

5 3 votos
Valoración del Artículo
Suscríbete
Notificar a
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios